Acerca de Nosotros   |   Artículos   |   Directorio   |   Preguntas   |   Videos   |   Imágenes   |   Regístrese
VISTO: 3971 (1%) VECES
+ -

DEJEMOS DE JUGAR A SER DIOS.

Publicado por: Editores Viviendo la Vida.com 08 Apr 2010, 4:07 PM

El juego más mortal y destructivo que jugamos los cristianos se llama: “Yo soy Dios”, jugamos con frecuencia a ser Dios de muchas maneras. Este es un estudio que aborda una de las tantas maneras en que jugamos a ser Dios.

TEMA: DEJEMOS DE JUGAR A SER DIOS. 

Pastor Sergio Fratti

 Santiago 4:11-12                                                                                                                                    

 11 Hermanos, no hablen mal unos de otros. Si alguien habla mal de su hermano, o lo juzga, habla mal de la ley y la juzga. Y si juzgas la ley, ya no eres cumplidor de la ley, sino su juez.12 No hay más que un solo legislador y juez, aquel que puede salvar y destruir. Tú, en cambio, ¿quién eres para juzgar a tu prójimo? (NVI)

INTRODUCCION:

En 1960 en EEUU se edito un libro llamado: “Juegos que la gente Juega”, dos años más tarde salió otro: “Juegos que los cristianos juegan”, era un libro que trataba de los juegos que la gente cristiana juega en el nombre del Señor.

El juego más mortal y destructivo que jugamos los cristianos se llama: “Yo soy Dios”, jugamos con frecuencia a ser Dios.

Santiago 4:11-12  dice que os ponemos a juzgar a la gente es cuando estamos jugando a ser Dios. Porque el único con la capacidad y la autoridad para juzgar y hacerlo bien es Dios.

Hoy vamos a aprender el porqué juzgamos a la gente, porque es incorrecto que juzguemos a la gente, y como romper el habito de juzgar a los demás.

Usted y yo vamos a ser más felices si logramos romper ese mal hábito.

I.              ¿PORQUE JUZGAMOS A LOS DEMAS?

Romanos 2:3                                                                                                                                     

 3 ¿Piensas entonces que vas a escapar del juicio de Dios, tú que juzgas a otros y sin embargo haces lo mismo que ellos? (NVI)

Pablo dice que hay gente que cree que juzgando a otros podrá el parecer tan santo que podrá escapar del juicio de Dios.

Entonces juzgamos  o  señalamos  a alguien que ha caído porque creemos que lo que nosotros hemos hecho ya no se verá tan malo.

Lo utilizamos como excusa para culpar otros. Nos encanta acusar otros y justificarnos a nosotros. ¿Cómo hacemos eso? ¿Cómo excusamos nuestros pecados? Decimos:

"Esto no es chisme, solo le comparto una preocupación”

 “Yo no soy haragán, solo que soy relajado”

“Yo no soy negativo, soy realista”  

“Yo no soy criticón, tengo discernimiento”

“Yo no soy rebelde, sino que me sujeto a lo que siento que es correcto”

Cambiamos los términos, para justificar nuestros pecados.

Hay otra razón,                                                                               

 Proverbios 26:22                                                                                        

 22 Los chismes son como ricos bocados: se deslizan hasta las entrañas. (NVI)

¡El chisme es tan sabroso!. Cómo amamos tragárnoslo, lo disfrutamos como si fuese comida.

¿Por qué? Hay una capacidad natural del chisme o de la difamación de capturar nuestra curiosidad.

Entonces sencillamente juzgamos, hablamos de los demás, porque nos gusta hacerlo.

Y este pecado es más común que cualquier otro pecado, eso de poner a la gente en mal, de verlos hacia abajo, esa actitud no agrada a Dios.

El Señor Jesús lo condenó más que casi cualquier otro pecado. La biblia habla de eso en muchas ocasiones. Usted puede notar que es un mal universal. Todos tenemos este problema. Viene naturalmente con nosotros.

Generalmente cuando juzgamos a alguien lo difamamos. Hay diversas clases de difamación. Esta la difamación en primer grado: “¿Sabe usted lo que el hermanos fulano acaba de hacer? – somos directos en hablar mal de esa persona.

La difamación en segundo grado: “Le quiero contar algo para que se una a mí en oración por esta hermanita que anda mal”

Si no somos cuidadosos esa “cadena de oración” que queremos organizar por la hermana caída puede hacerle mucho más daño que bien.

II.            ¿POR QUÉ NO DEBO JUZGAR A OTROS?

 Santiago nos da tres razones por las que nosotros no debemos ponernos de juez de la otra gente.

  1. Porque esa no es una actitud cristiana.

Santiago 4:11                                                                                                                                   

11 Hermanos, no hablen mal unos de otros. Si alguien habla mal de su hermano, o lo juzga, habla mal de la ley y la juzga. Y si juzgas la ley, ya no eres cumplidor de la ley, sino su juez.

Note que la palabra "hermano”  se utiliza dos veces en este versículo. ¿Por qué? En el primer lugar nosotros no podemos ser juez del otro porque somos parte de la misma familia, somos hermanos.

Cuando veo a alguien tropezar no me alegro, no lo juzgo, porque somos familia.

Como aquel hombre que le dice al a su pastor que había descubierto cual era su don para bendecir al Cuerpo de Cristo, -- “¿Y cuál es?”—le preguntó el pastor, “El don del juicio, yo sé quien anda mal y quien no”

Ese don no viene de Dios, no es un don del Espíritu Santo, ese es un don del diablo.

En el griego la palabra “hablar mal” y la palabra “Diablo” vienen de la misma raíz griega.

Y es que hasta Apocalipsis dice que Satanás es el acusador de nuestros hermanos, entonces cuando yo tomo esa actitud me alejo de lo cristiano y me acerco a lo diabólico.

  1. No está de acuerdo con el Amor.

Nosotros no debemos actuar como jueces de los demás porque eso va en contra del amor que nos han mandado a tenernos mutuamente.

Santiago 4:11                                                                                                                                   

11 Hermanos, no hablen mal unos de otros. Si alguien habla mal de su hermano, o lo juzga, habla mal de la ley y la juzga. Y si juzgas la ley, ya no eres cumplidor de la ley, sino su juez.

Note que dice que el que juzga “Habla mal de la ley” otra versión dice: “Habla contra la ley” entonces juzgar a alguien es algo “Ilegal”

Santiago 2:8                                                                              Creative Commons License

Haz tu comentario desde Faceboook   |   Publicar comentario

PUBLICIDAD

ENLACE PATROCINADO

Categorias: (18)

Noticias:

Etiquetas / Tags

Mujer, Hombre, Salud Mental, Cristo, Musica, Guerra Espiritual, Principios para la Vida, Biblia, Adicciones, Salud Espiritual, Iglesias, Ministerial, Devocional, Salud Mental, Investigación y Tecnología, Niños, Devocional de hoy, Educación, Series, Dont Worry be Happy, Antiguo Testamento, Nuevo Testamento, El Golazo de tu Vida, Todos

Inicio   |   Artículos   |   Directorio   |   Videos   |   Imágenes   |   Regístrese   |   Publicidad   |   Acerca de Vida   |   Contáctenos   |   Ayuda

Centro Cristiano Vida Internacional. Ministerios Vida®
Viviendo la Vida.com.com © Todos los Derechos Reservados.
design & development everascencio.com