Acerca de Nosotros   |   Artículos   |   Directorio   |   Preguntas   |   Videos   |   Imágenes   |   Regístrese
VISTO: 14185 (1%) VECES
+ -

Salud: Controlar el Enojo

Publicado por: Administrador 01 Apr 2010, 12:00 AM

Las personas que no pueden controlar el enojo generalmente no tienen a quién pedir ayuda y esto conduce a problemas mayores, revela un estudio.


El enojo no controlado puede conducir a problemas mayores.

La Fundación de Salud Mental afirma que el enojo sólo se trata con especialistas cuando la persona ha cometido un delito agresivo.

Una encuesta con 2.000 personas en el Reino Unido reveló que cerca de 35% de éstas tenía un amigo o familiar con problemas para contener su enojo.

Según la organización es necesario llevar a cabo más investigación sobre las causas del enojo y mejores tratamientos de intervención temprana en casos problemáticos.

 Relaciones

El enojo crónico e intenso ha sido vinculado a enfermedades cardiacas, cáncer, embolias, resfriados e influenza, así como depresión, automutilación y abuso de sustancias.

El enojo, dicen los expertos, puede tener efectos muy negativos en las relaciones personales.

Según dicha Fundación, los tribunales pueden referir a la gente a entrenamientos de control de enojo pero los servicios de ayuda deben intervenir más temprano.

La encuesta afirma que la gente está cada vez más enojada.

Por su parte, los médicos familiares cuentan con pocas opciones para ayudar a los pacientes con problemas de enojo.

La encuesta reveló que 12% de la gente afirma tener problemas para controlar su enojo.

Una de cada cuatro personas dice estar preocupada sobre lo enojada que a veces suele sentirse.

Y 64% de los encuestados piensan que la gente en general está cada vez más enojada.

 

Emoción poderosa

Pero la mayoría de los afectados no sabe dónde buscar ayuda.

Según la Fundación "en una sociedad donde la gente puede buscar ayuda para su depresión, ansiedad, pánico, fobia, trastornos alimenticios y otros problemas psicológicos, parece extraordinario que debamos defendernos nosotros mismos, cuando se trata de una emoción tan poderosa como el enojo".

Los expertos afirman que debemos reconocer que el enojo está dañando nuestra vida, buscar ayuda y poder recibirla.

El informe concluye que existen muchos métodos utilizados en los servicios de salud mental, como las terapias "habladas", que también pueden ayudar a la gente a manejar su enojo.

Otros expertos afirman, sin embargo, que rara vez se ofrece ayuda a la gente cuando sólo sufre enojo, ya que éste no es un trastorno mental.

Pero agregan que el enojo también podría ser un síntoma de depresión o ansiedad y éstos sí son trastornos que pueden ser tratados con especialistas.

Reflexión

¿Qué nos dice la biblia en cuanto al enojo?, ¿nos da permiso de enojarnos? Si!… ya que somos humanos vivimos en un cuerpo que pertenece a esta humanidad  pero también nos exhorta a no permitir que nuestro enojo dure mucho tiempo según la carta a los Efesios en el capitulo 4-26-27:

AIRAOS, PERO NO PEQUEIS; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis oportunidad al diablo. 

¿La gente  puede controlar su enojo? Si!... porque somos personas racionales (no irracionales) que actuamos con control de nuestras vidas y pensamos que no tenemos ese control; el mundo nos enseña a cómo deberíamos de actuar en determinadas circunstancias; por ejemplo las telenovelas muestran como deberíamos de comportarnos ante la infidelidad de un esposo o una esposa, actuando de manera violenta o aun más cometiendo homicidio en contra del que nos hace el dañó. La Biblia nos enseña que tenemos un Ayudador, (muy bueno) que es el Espíritu Santo,  que es el que debe dirigir nuestras vidas, si lo dejamos actuar. Él está a la puerta esperando que le pidamos ayuda, nuestro señor Jesucristo  no quiere que suframos solo por nuestra ira; El Salvador es un país muy violento, esto debido a múltiples razones, nuestros antepasados como fueron violentados en las conquistas, las mujeres fueron usadas por los conquistadores, los hombres fueron esclavizados y todos tomados por una opresión que cada día los hizo defenderse e ir creando esa semilla de ira y venganza, abonado a la situación actual de injusticia social, la guerra entre otras cosas. Pero eso no nos debe atar a este ciclo de vida, podemos controlar con la ayuda de nuestro Señor Jesucristo nuestro carácter, además debemos educarnos y tratar de ser una generación diferente.

Si vamos en nuestro vehículo y vamos tardé a una cita, y comenzamos a gritarle a otro conductor para que despeje la calle o que se apresure en el transito, esto nos irrita y comenzamos a enojarnos y podemos hasta insultarlo perdiendo el control cuando simplemente hubiésemos organizado bien nuestro tiempo o haber mantenido nuestra paciencia y pensar que posiblemente Dios nos haya guardado de otro peligro. El sentir enojo o ira es normal. La respuesta que le damos a este sentimiento es lo que marca la gran diferencia. Aquí el gran problema puede ser que cada vez que nos enojamos nos dejemos llevar por este sentimiento (en automático) y no seamos capaces de ver más allá de los daños que podemos causar, pues le damos el poder a algún hecho, circunstancia o entorno, que nos empieza a hacer sentir como una olla a presión a punto de explotar. Muy a menudo el enojo se acompaña de pensamientos de venganza y esto nos puede llevar a humillar, criticar, juzgar, ofender, fastidiar y hasta a odiar a otra persona, sintiendo culpa por ello, o haciéndonos cada vez menos humanos e incapaces de convivir en el mundo, pues nos vamos encasillando en un caparazón blindado donde no dejamos penetrar a nadie y nos empezamos a aislar de la realidad y a vivir en el infierno. Las consecuencias de nuestro enojo, dependiendo del grado que manejemos, pueden llegar a ser muy importantes. Por ejemplo, si en el trabajo el jefe, la secretaria o algún empleado hace algo que me molesta y me causa enojo, si yo no soy capaz de manejarlo, puedo trasladar este sentimiento a mi casa con mi madre, mis hijos, mi esposa o esposo etc., causando un deterioro en las relaciones familiares, y organizando una guerra donde no hay necesidad, ya que estoy haciendo que paguen justos por pecadores. O  viceversa, si el enojo es en casa, me lo llevo al trabajo, y ahí es donde yo lo exteriorizo, provocando conflictos y se repite la historia.

El enojo poco a poco incrementa la proteína C reactiva provocando riesgos cardiovasculares y cerebrovasculares, por su acción proinflamatoria lo que causa en nuestro cuerpo
Estamos dañando nuestra salud, las estadística lo confirman. ¿Por qué esperar a que nos afecte nuestra salud? Unos de los sentimientos más frecuentes en el ser humano es el del enojo. Existen personas que parecen que viven constantemente en este estado, y por supuesto son con las cuales no quisiéramos estar. Pero la verdad es que todos nos enojamos en ocasiones por algo que alguien nos hace, según nuestra percepción, o por algo que no nos hacen, o por algo que nosotros mismos hicimos o dejamos de hacer.

Podemos empezar a perdonar por lo que nos han hecho, por los daños que han causado esas cicatrices en el alma, tarea que no es fácil, es fácil odiar al mundo y a las personas en especial, porque el dolor que sentimos queremos que otro lo sienta, actuando de manera hostil, apáticos o poco amable, provocando que las personas se alejen de nosotros cuando más lo necesitamos; nos alejamos de nuestro Dios y empezamos hasta a reclamarle a el por lo que nos pasa en ese momento, (quisieras salir a la calle e insultar al primero que se te ponga en frente o golpearlo es en ese momento donde perdemos el control y dejas la puerta abierta para que el enemigo entre a tu corazón).
No permitamos que Satanás destruya nuestras vidas ya que el enojo la ira nos llega a destruirnos más rápidamente de lo que imaginamos y a dañar a los que están alrededor de nosotros que se preocupan por ti, si has perdido las ganas de sonreír  por la amargura que llevas dentro y no sabes cómo sacarla (yo te diré cómo)  deja que el Señor Jesucristo sane tu corazón del odio que sientes y el enojo, poco a poco veras que la vida en Cristo Jesús  da paz amor paciencia y dominio propio, si no puedes tú solo, pide ayuda… Pedir ayudar es una de las cosas que cuestan más, si no queremos doblegar nuestro orgullo. Busca a personas que sabes que te ayudaran en tu crecimiento podrían ser pastores, guias espirituales, consejeros, consejeras de tu iglesia.

Aprender a manejar tu ¬¬ enojo
Jesús es la solución

 

Creative Commons License

Haz tu comentario desde Faceboook   |   Publicar comentario

Otros articulos(+13)

  1. Heridas y Cicatrices
  2. ¿Hola, Cómo estás?
  3. El estrés en los niños y niñas
  4. La envidia, un mal que aqueja a muchos...
  5. Me equivoque...
  6. Salud: Controlar el Enojo
  7. Vacaciones seguras
  8. L1FE en Cena de Parejas
  9. Cantando por la mujer de tu vida
  10. La influencia de los medios de comunicación en los niños y niñas

PUBLICIDAD

ENLACE PATROCINADO

Categorias: (551)

Noticias:

Etiquetas / Tags

Mujer, Hombre, Salud Mental, Cristo, Musica, Guerra Espiritual, Principios para la Vida, Biblia, Adicciones, Salud Espiritual, Iglesias, Ministerial, Devocional, Salud Mental, Investigación y Tecnología, Niños, Devocional de hoy, Educación, Series, Dont Worry be Happy, Antiguo Testamento, Nuevo Testamento, El Golazo de tu Vida, Todos

Inicio   |   Artículos   |   Directorio   |   Videos   |   Imágenes   |   Regístrese   |   Publicidad   |   Acerca de Vida   |   Contáctenos   |   Ayuda

Centro Cristiano Vida Internacional. Ministerios Vida®
Viviendo la Vida.com.com © Todos los Derechos Reservados.
design & development everascencio.com